ACERCA DE BARRY


Barry Eisler El interés de Barry Eisler por el "conocimiento prohibido" que se puede encontrar ahora en sus series sobre el asesino mitad estadounidense mitad japonés John Rain empezó cuando Eisler era un niño, con una biografía de Harry Houdini. En el libro se citaban las palabras de un policía, diciendo "es una suerte que Houdini nunca se inclinara por la vida del crimen, porque si lo hubiera hecho hubiese sido difícil de atrapar e imposible de retener". A Eisler le fascinó que alguien pudiera adquirir un conocimiento que la gente no debería tener, un conocimiento que podía convertir a alguien en peligroso. Y esa fascinación condujo a una vida dedicada al estudio de las artes marciales, incluyendo boxeo y lucha occidentales, judo y karate japoneses, y el jiu-jitsu brasileño; una biblioteca de libros sobre temas esotéricos tales como métodos de asesinato sin armas, apertura de cerraduras, franqueamiento de entradas, métodos de espionaje y otras áreas que el gobierno preferiría que fueran del exclusivo dominio de unos pocos. (Dicho sea de paso, una biblioteca que, insistía la esposa de Eisler, debería permanecer oculta, pero a la que ahora ha concedido sitio en los estantes porque, después de todo, "es solamente para investigación"). Añádanse tres años de servicio en alguna delegación de política exterior del gobierno de los E.E.U.U..

El profundizaje de Eisler en las artes marciales le condujo a una profunda fascinación por Japón. Empezó a leer de profusamente sobre la cultura e historia de Japón y, tras su empleo en el gobierno, fue asignado a un programa de estudio a jornada completa del idioma japonés. En 1993, después de dejar el gobierno, Eisler se trasladó a Tokyo para entrenarse intensivamente en el Kodokan International Judo Center, para continuar sus estudios del idioma, y para sumergirse en el país y la cultura. La ciudad, con sus clubes de jazz y sus whiskerías, sus callejones, su maravillosa iluminación variopinta y sus gustos y aromas exóticos, habían de catalizar los intereses "secretos" preexistentes en Eisler. Cuando se dirigía al trabajo una mañana, tuvo una vívida imagen: dos hombres persiguiendo otro hombre por la calle Dogenzaka en Shibuya. No supo de donde vino esa imagen, pero comenzó a pensar en ella. ¿Quiénes son esos hombres? ¿Por qué están persiguiendo al otro hombre? Luego siguieron las respuestas: son asesinos. Van a matarle. Pero esas respuestas solo habrían de dar paso a más preguntas: ¿por qué van a matarle? ¿Qué es lo que ha hecho? ¿Para quién trabajan? A Eisler siempre le había gustado escribir (cuentos cortos en la adolescencia, una columna de política exterior para el Cornell Daily Sun en sus tiempos de estudiante de leyes, textos de mercado para empresas más tarde) y la manera en que esos dos hombres seguían al tercero le sugirió una historia... Eisler empezó a escribir, y el personaje que descubrió se convirtió en John Rain; el manuscrito, en la novela Sicario (A Clean Kill in Tokyo).

Actualmente Eisler vive y trabaja en la región de la bahía de San Francisco y sigue viajando con frecuencia a Japón y otros lugares de Asia. Winner Take All ganó el Mystery Ink Gumshoe Award para la Mejor Novela de suspense del año, y la serie de libros Rain han sido incluídos en muchísimas otras listas de "los mejores de...", incluyendo las de Amazon.com, Deadly Pleasures, News-Press, Publishers Weekly, el San Francisco Chronicle, y el San Jose Mercury News. Las novelas han sido traducidas a cerca de veinte idiomas y han sido escogidas para ser llevadas a la pantalla por Barrie Osborne, el oscarizado productor de la trilogía El Señor de los anillos.

Author photo: Janelle McCuen